Poesía


Sin Stock

Venganza de la manzana (Segunda edición) - Alicia Partnoy

$650,00

Compartir:

En una celda, en alguna cárcel de sudamérica, una mujer trata de recordar todos y cada uno de sus poemas. Su memoria retrocede trece años y rescata el primero, escrito a los nueve: tres estrofas celebrando la primavera y el renacer de la naturaleza. 
La mujer está “desaparecida.” Nadie, salvo las autoridades militares que la secuestraron de su propia casa, conoce su paradero. El año es 1977. El país, Argentina. 
La prisionera de nuestro relato acaba de ser trasladada a un nuevo lugar, con nuevos reglamentos. Desatadas al fin sus muñecas, es “libre” de bailar en una celda de tres por tres, de lavarse las manos y disfrutar del “privilegio” de un inodoro a su disposición. Desatada al fin la venda sobre sus ojos, es “libre” de leer los cientos de mensajes grabados en las paredes con el filo metálico de algún tubo de pasta dental. Más importante aún, sus carceleros le han entregado una preciada lapicera y un cuaderno flamante. Ella, sin embargo,  no escribe nuevos poemas. Le sería tremendamente doloroso buscar las palabras para describir los últimos tres meses y medio de su vida, pasados en un campo de concentración donde la tortura, las ejecuciones sumarias, el abuso sexual, el hambre y la certeza de una muerte inminente, abrumaban a las víctimas. 
Es por eso que la mujer ha decidido no escribir nuevos poemas. En cambio, hace una larga lista: los títulos de los versos que ha escrito desde niña […] Durante cincuenta y dos días la mujer escribe en el cuaderno.